INSEGURO

y sí, la inseguridad consigue entonces materializarse y tomar forma como objeto, o como suceso, como cuerpo. en mi caso es un cuerpo distante que me hizo sentir perdido y al que creí que debía rendir para siempre una serie de cuentas. me explico: una noche nos separamos en la orilla de una playa vacía y cada uno echó a caminar para circunnavegar el mundo. caminando en línea recta, era evidente que un día volveríamos a cruzarnos en ese mismo lugar, muchos años después. mis inseguridades nacieron entonces en preparación de ese momento, de ese encuentro futuro e irrevocable en la misma playa vacía. de esa devolución y enfrentamiento a mi yo anterior. entonces YO, todo este momento, he trabajado en ser más que ese YO que abandonó la playa: en estudiar más, en currar más, en cumplir más, en ser más-más-más. por eso tengo muchos más recuerdos de tardes de estudio en bibliotecas que de tardes disfrutando de un alivio y un descanso. si trabajaba un poco máaaas, un poco más, entonces sí sería digno de ese momento de encuentro. pero a cambio, ante tanta intensidad y exigencia, cada tropiezo me llevaba a un desplome emocional y me dejaba tibie y vulnerable.

pero a ver, ¿quién coño te ha dicho que tengas obligación de volver a esa playa? ¿quién coño te manda dirigirte allí? lo que puede parecer una senda en el bosque a veces es un torrente de agua que ha desgastado la tierra y ha hundido un rastro por casualidad. no te equivoques, ese camino no lleva a ningún lugar. no lleva a ninguna playa ni a ningún cuerpo expectante. no le debes nada a nadie mas que a ti mismo. no tienes por qué cruzarte con nadie. nada importa más que el presente. pero es que ni siquiera el presente importa tanto.

creo que Desmusea ha sido uno de los espacios más importantes de construcción de mi estabilidad. de afirmación que nada-importa-tanto, que hay muchos más caminos que los que a alguien le dio por señalar algún día en el mapa con tinta negra, que además, no tienen por qué ser los más interesantes. y que definitivamente ninguno de esos caminos lleva a un cuerpo extraño esperando de pie en una playa, y si lo existe, no me interesa demasiado tomarlo.

Desmusea Desmusea