TERESA Y ANTONIO

Mi abuelo trabajaba en una tienda y mis bisabuelos maternos tenían otra un par de locales más allá. Allí se enamoró de mi abuela. Sus padres hacían camisas, camisas preciosas, camisas para toreros. Yo imagino que quizá harían alguna rosa con volantes y bordes rojos. Mi abuelo se enamoró de ella (eran adolescentes) y años después llegó la guerra y tuvieron a su primer hijo. Qué cosa tener hijos en la guerra. La verdad es que los problemas en la vida son todos según como te los tomes. Aquí no hay guerra y algunos días parecemos incapaces de concebir cosas. Me encantaría ver alguna de esas camisas para toreros. Quizá no hubo ninguna rosa. Posiblemente mucho menos rosa y roja, pero quizá sí. Yo creo que sí.

Desmusea Desmusea